Afterplay, como su nombre lo sugiere, es una práctica sexual que se está poniendo de moda, y consiste en algunos juegos después del sexo, como para que la llama de la pasión no se apague, sino que reviva

Por: Héctor Ramírez 

Como todo lo que es tendencia ahora, el afterplay nació en internet, y fue definido por primera vez en el portal PijamaSurf, donde lo definen como el deseo de las mujeres por tener amantes atentos que no se duerman después de eyacular ¿Qué mujer no quiere eso? A menos que ella también tenga sueño, el afterplay siempre va a ser bien recibido, más aún por todos los que tienen curiosidad por explotar las infinitas posibilidades del sexo.

Es tal cual el hermano del foreplay pero aplica después de que ambos terminen, cuando ambos ya llegaron al orgasmo y creen que no hay nada más rico en el mundo. Justo ahí, cuando todo nuestro cuerpo está sensible y nuestras terminales nerviosas están más alerta que nunca, es cuando empieza el terreno del afterplay; las caricias y succiones post sexo que pueden derivar en un segundo y hasta tercer orgasmo.

 ¿Qué es el afterplay?

Tumblr: couplenature-4.gif

Después de la eyaculación, las ganas del hombre se desvanecen y lo único que quiere es dormir, pero con un poquito de voluntad y las ganas de experimentar un placer fuera de serie, lo ideal es que ellos inicien el afterplay mientras las mujeres siguen excitadas. Una vez que sientan la respuesta de su cuerpo, poquito a poco les volverá la sangre al sitio importante para la ocasión, y ellas podrán devolver las caricias a un pene medianamente erecto que recupera fuerza pero se muestra ansioso de seguir.

El afterplay no tiene que derivar siempre en una segunda sesión de sexo salvaje (a veces uno quiere pero el cuerpo no le da), pues puede limitarse a las caricias y besos que no dejen morir la excitación de ambos y explorarlo hasta donde puedan, hasta donde ambos sientan que están magnificando el placer. De aquí para arriba todo es ganancia, hasta pueden repetir en un segundo round.

Los órganos están muy sensibles, así que el afterplay no es de todos los días ni para cada rato, pero cuando los dos estén con ganas podrán explotar capacidades que desconocían de su cuerpo. También puede servirles para reconectarse con los ritmos de su pareja o para conseguir un orgasmo post coito cuando alguno de los dos no logró llegar en la sesión previa. ¿Se animan a un buen afterplay esta noche?

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *