Parejas

No todo lo que se va tiene un regreso

Hay que ser de buenas para encontrar algo que perdemos, para recuperar algo que se nos va, pero seamos realistas: no somos muy de buenas que digamos, pues lo que se nos va usualmente no regresa.

Por: Héctor Ramírez

En la vida todo funciona por opuestos y por ellos mismos es que aprendemos qué son las cosas; sabemos qué es la felicidad porque hemos experimentado la tristeza, sabemos qué es la ira porque hemos sentido calma, y sabemos cuan dulce es la compañía de alguien cuando vivimos en carne propia su ausencia. Eso, esa ausencia, esa descarnada y cruel sensación, es la que nos hace apreciar tanto la presencia de alguien, y en caso de que la perdamos, es la que nos hace desear su regreso.

No todo lo que se va tiene un regreso

Tumblr: everyhtingslove

Por ahí dicen que las cosas solo se aprecian cuando se pierden y, aunque doloroso, es verdad. Deberíamos ser lo suficientemente listos y aprender de los errores de otros para no cometerlos, pero hay lecciones que solo se aprenden cuando se viven en carne propia. Los seres humanos solemos ser confiados y pensar que a quien perdemos eventualmente nos extrañará y volverá de regreso, pero tenemos que ver las cosas como las ve esa persona: “Realmente, después de todo lo que pasé, ¿quiero volver a vivir lo mismo?”

Ahí es cuando entra el pánico y la sensación de pérdida y no regreso empieza a revolotear en nuestros corazones; cuantos de nosotros no quisiéramos que la vida funcionara como un boomerang, que una vez perdiésemos algo volviera a nosotros como ese mágico juguetico australiano. Tristemente, la vida no es así, la oportunidad desaprovechada, la palabra dicha, el amor perdido, todos ellos son como un aliento exhalado sin posibilidad de regreso.

No todo lo que se va tiene un regreso

Tumblr: theunilife

No todo lo que se va está obligado a volver a nosotros y, por eso, no debemos caer en el error de darlo por hecho una vez está con nosotros; tenemos que valorarlo, apreciarlo y dedicarnos de tal forma que, si se llega a presentar esa indeseable situación, sepamos que tenemos una oportunidad entre mil de que quien se va decida volver de regreso a nuestros brazos. Nosotros hacemos la diferencia y por ello mismo está en nuestro poder que experimentar la ausencia no nos toque. Por eso, siempre tenemos que tener en cuenta esta frase para evitar a toda costa que se pueda materializar: “No todo lo que se va tiene un regreso”.

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *