Parejas

La sexualidad y el cerebro

La sexualidad y el cerebro. Nuestro cuerpo se encuentra totalmente conectado, y podríamos decir que nuestra fuente de control es el cerebro y por ello también hace parte del comportamiento de la sexualidad que vivimos. 

Por: Catalina Delgado Prado – @CDeNota

La sexualidad y el cerebro. Estamos acostumbrados a asociar el cerebro con la memoria y la información que retenemos diariamente; pero el área de corteza senso-motora es dedicada a los genitales, siendo mayor que las áreas correspondientes al pecho, el abdomen y la espalda.La sexualidad y el cerebro

Nuestra actividad sexual se involucra prácticamente con todo el cerebro porque no se limita a la copulación ni a la eyaculación. La dopamina es el neurotransmisor principal del placer y fluye a la corteza frontal provocando sentimientos de euforia y deseo sexual. Simultáneamente el organismo segrega adrenalina y noradrenalina que recorren el cuerpo para producir la excitación genital.

El doctor Joseph Mercola, médico cirujano y especialista en temas de sexualidad, explicó para el diario Elcomercio.com que el tronco cerebral emite impulsos nerviosos que controlan la función eréctil. Los impulsos de este nervio navegan a través del centro de la erección de la columna vertebral hasta el tejido eréctil del pene, en donde desatan una reacción en cadena en las membranas de las células del músculo vascular. Esta reacción sofisticada en cadena depende de la molécula mensajera denominada ‘guanosine monofostática cíclica’. Pero esto funciona en reversa también, una erección se suaviza tan pronto otra enzima llamada fosfodiesterase comienza a degradar la moléculas cGMP.La sexualidad y el cerebro

La sexualidad y el cerebro van de la mano para un óptimo funcionamiento de ese placer sexual. Es por ello que cuando se llega a dicha madurez, las células germinales son activadas por la glándula hipófisis donde los tejidos alojan las células germinales y se convierten en órganos de la reproducción llamadas gónadas.

Las gónadas masculinas son los famosos testículos, los cuales contienen células germinales que se desarrollan en gametos masculinos y espermatozoides; las femeninas son los ovarios que se desenvuelven en gametos u óvulos. Ambas trabajan directamente desde nuestro maravilloso cerebro.

Share:

1 comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *