Mujer

Mujeres que usan a los hombres de llavero

Mujeres que usan a los hombres de llavero
Por: Ángela Vargas

Recientemente se celebró el día del hombre, que seguro a más de una, como a mí, se nos pasó, quiero hacer un pequeño homenaje a aquellos hombres que nos cargan el bolso, nos ceden la silla, nos abren la puerta, no dejan que paguemos la cuenta, a los que nosotras bien llamamos: caballeros, pero ésta distinción la trataré de una forma diferente. Usted decidirá qué tal le parece.

No les ha pasado que escuchan historias ya sea de sus amigas, o de la vecina, o en donde sea, en la que una mujer ha estado utilizando al hombre para su conveniencia, sin tenerle siquiera una pizca de aprecio. Y, aunque creamos que no es así, sucede más a menudo de lo que parece, por extraño que pueda parecer. Y es que algunas mujeres utilizan al hombre de accesorio, como si fuera algo de quitar y poner como los aretes o la ropa, que se utiliza cuando la mujer quiere.

Hombres que darían todo por ella, por la mujer que lo utiliza para las cirugías, o para pagar las deudas, o para “faranduliar” novio, para mantenerla linda y bien arreglada, o para lo que sea. Una mujer que piensa que “el fin justifica los medios”, lo cual, en mi opinión, no es cierto; y si lo es, no debería ser así. Pareciera como si esas mujeres tuvieran hombres para cada ocasión, como si estar con un hombre fuera como cambiar de bolso para que le combine con la ropa.

Mujeres que usan a los hombres de llavero

Y, ¡dejémonos de vainas! porque ha pasado, y estoy casi segura de que usted alguna vez ha escuchado una historia de estas características. Mujeres que cogen a los hombres de pendejos y como accesorios, como si fueran zapatos que modelan todo el día pero que al llegar a casa los tiran bien lejos para que ni les recuerde el día que tuvieron.

Si se habrá dado cuenta ésta nota no va para las mujeres, sino va dirigida a aquellos hombres a los que les ven la cara de pendejos y no hacen nada al respecto, porque aunque usted no lo crea, lectora de SiMpecado, más de un hombre le ha pegado una hojeada a nuestra revista.

Moraleja: cada quien vive su vida como se le antoja, pero no por eso tiene que dejársela montar por una persona que ni lo quiere, ni lo necesita. Así que agarre sus chiritos y deje de vivir en el bolso de una mujer que en vez de mostrarlo como su compañero, lo muestra como los polvos que usa cada vez que siente que no está linda.

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *