Mujer

«Happy ending» masajes para las mujeres ¡Lo mejor!

"Happy ending" masajes para las mujeres ¡Lo mejor!

Masajes «Happy ending» para las mujeres ¡Lo mejor!

Por: Alejandra Sarria

Los masajes con “happy ending” son el camino directo al enamoramiento de las mujeres. La serie Sex and the City dedicó un episodio a esta práctica, en el que la chicas más sensual, Samantha Jones intenta, sin éxito, tener sexo con un masajista bien hot, que se rehúsa a corresponderle.

Pero cuando se trata de “happy ending”, podemos decir que los hay y solo basta con buscar un poco en Internet para encontrar historias de mujeres jóvenes y no tanto, que se lanzaron a la misión de conseguir un masaje “sexual” y que lo lograron a pesar de cualquier inconveniente.

Aunque, legalmente muchos masajistas, aunque se muestren interesados o excitados, no aceptan tener sexo con sus clientas porque no quieren perder su trabajo o arriesgarse a ser objeto de una demanda por acoso sexual o conducta inapropiada. Por eso muchos de ellos prefieren limitarse a hacer su trabajo profesionalmente y no cerrarlo con un “happy ending”. Lo que no quita que muchas de las mujeres tengan eso como su deseo sexual más aberrante.

"Happy ending" masajes para las mujeres ¡Lo mejor!

«Happy ending» masajes para las mujeres ¡Lo mejor!

Muchas mujeres se consideran con el derecho a tener ese servicio extra. Según las mujeres que experimentaron su “happy ending“, lo hicieron a través de una búsqueda que requirió:

Apps: Algunas mujeres utilizaron apps de dating o de romance para encontrar un masajista interesado en sexo y así lograron su doble objetivo.

Consultas personales: Otras hicieron consultas cara a cara para ver si el profesional estaba dispuesto a darle el servicio extra que ellas esperaban.

Precauciones: Buscaron hombres que no las citaran en un lugar inseguro o las lleve a un sitio donde prácticamente estén aislados. Porque si bien estas chicas buscan aventuras, también quieren que ese final sea feliz y no de terror.

Finalmente, las mujeres salieron a la búsqueda de esta práctica sabiendo que era probable que las rechazaran más de una vez, pero convencidas de que hay alguien esperando por ellas para darles su merecido final feliz.

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *