Mujer

Cuando nosotras la cagamos en la cama

Nosotras tampoco es que seamos perfectas…

Por: Ángela Vargas

Cuando estamos teniendo sexo no se trata solo de nosotras o solo de ellos, es de los dos – por algo ambos estamos ahí –, por eso está muy mal que algunas mujeres – sí, algunas – creamos que lo único que tenemos que hacer durante una sesión de sexo es disfrutar. Sí, hay que hacerlo, pasarla rico y todo pero también hay que pensar en ellos.

Hay dos cuerpos ahí, ¿no?

Por eso no podemos dar nada por sentado, creyendo que ellos se excitan con solo mover un dedo – bueno, sí pero hay que ponerle picante al asunto – y por el simple hecho de creer conocer el cuerpo y el funcionamiento de él no significa que siempre estemos haciendo las cosas bien.

La práctica hace al maestroCuando nosotras la cagamos en la cama

Pero para aprender primero hay que cagarla… hasta el fondo.

Error No. 1:

“¿Me veo gorda?”: shhhhhito. Eso no se pregunta, si nos sentimos gordas pues hagamos alguna vaina, ejercicio, ejemplo. Pero eso no se dice ni antes, durante o después del sexo.

Nuestros líos de autoestima para después, please.

Error No. 2:

Llanto postcoito: Eso le mata la pasión a cualquiera para ir por un segundo round. Y como raro la culpa es de las malditas hormonas.

Pues mandemos a las hormonas a la mierda por un ratico, ¿vale?

Error No. 3:

Y tras del hecho bravas porque se quedó dormido: es natural que a los manes les de sueño después del sexo, esto es una cuestión biológica natural en los hombres.

Así que, en vez de armar una escenita arrunchémonos con ellos. Seguramente querrán más al despertar.

Error No. 4:

Morder al amigo: les duele. Pasa lo mismo si lo apretamos muy duro pensando en que eso los excita más…

Pues no.

 

Error No. 5:

Mentirositas no, niñas: nada de fingir el orgasmo.

Error No. 6:

Bad boy: no hay que castigar a nadie, menos con el sexo. Las únicas que se castigarán seremos nosotras, en especial si lo provocamos para luego negárselo. A la final seremos nosotras las que tendremos la entrepierna a punto de arder. Y mucho menos hacernos las difíciles…

No, pues tan dignas

Error No. 7:

Esperar que él lo haga todo: NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO, es sexo de DOS. Además, aburre.

Bye

 

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *