Hombre

Venga que sí es pa’ eso

¿Cuál “venga que no es pa’ eso? Dejémonos de bobadas y evasivas, digamos de una vez a lo que vinimos. Usted, sí, usted, venga que sí es pa’ eso.

Por: Héctor Ramírez

Todos nosotros, sin excepción alguna, hemos deseado con intensidad a un espécimen particularmente atractivo que pasa por nuestra vida. Puede ser un amigo/a, un conocido/a o simplemente alguien que apareció por casualidad, pero su sola presencia nos despierta los deseos más animales, y qué más quisiéramos que confesárselo para que se nos hiciera realidad el milagrito. Lastimosamente, las cosas nunca suelen ser así de fáciles y por eso nace un arma que existe con el propósito único de dejar entrever oscuras intenciones sin delatarse: el doble sentido.

Venga que sí es pa’ eso

Tumblr: absolutelybreathless

En Colombia somos expertos a la hora de manejar el doble sentido, pareciera que desde chiquitos todos hubiéramos hecho un diplomado en ‘Doble sentido y pendejadas’. Una de las joyas de la corona de esa habilidad lingüística tan nuestra es el conocido “Venga que no es pa’ eso”. Esa sola frase condensa toda la arrechera, calentura y ganas de tirar en general que un colombiano puede llegar a sentir. Estoy seguro que todos la hemos dicho y nos la han dicho, ya fuera por joder o en serio.

¿Y qué es precisamente “eso”? Esa sola palabrita condensa desde una caricia inocente hasta tres horas y media en un motel por la 63. Para determinar su verdadero alcance, basta con reemplazar el “eso” en la frase con la verdadera intención que yace bajo el doble sentido. Por ejemplo, “Venga que no es pa’ comérmelo/a”, “Venga que no es pa’ manosearlo/a” y así, sucesivamente, con todas las posibles combinaciones que se puedan imaginar.

Venga que sí es pa’ eso

Tumblr: its-never-too-late-too-love

¿No te parece que es una pieza bastante única y útil de nuestro lenguaje? Ya verás que aplicando el doble sentido con esa persona que tanto te atrajo logras determinar si tienes la posibilidad de materializar tu deseo carnal en un ratico carnal. No tienes nada que perder, nada más le dices “Venga que no es pa’ eso”; si hay respuesta positiva, también te contestará con un doble sentido, si no, puedes justificarte diciendo que es un chiste y ya, vas y te das un baño con agua fría. Al fin y al cabo, como siempre digo, hay muchos otros peces en el mar. En conclusión, si quisiéramos englobar todo el significado de esa frase de una manera muy concreta para entenderlo sin necesidad del doble sentido, se me ocurre que es tan simple como decir: “Oiga, venga que sí es pa’ eso”.

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *