Hombre

¿Por qué hay que jugar sucio?

Unos dicen que en el amor no se debe jugar sucio, otros dicen que en la guerra y en el amor todo se vale. La vida no es una novela romántica y hay que aceptar que, a veces, para ganar en el amor, hay que jugar sucio.

Por: Héctor Ramírez

Eso de ser el ‘Caballero de la Armadura Brillante’ y mantener el ideal imposible del ‘buen tipo’ no es algo que funciones muy a menudo en la vida real. Todas esas películas románticas donde el buen comportamiento es premiado al final con la chica simplemente son un error. La vida real no es así. En lo absoluto. Acostúmbrate. Ahora hay que jugar sucio.

No es que la caballerosidad haya muerto, o que a los hombres no les guste ser correctos, sino que la época en que vivimos, este siglo, nos ha llevado a eso. Tenemos que reconocer la realidad del noviazgo moderno. Ella no es quien sudará con cada movimiento tuyo, ni fantaseará sobre ti, ni esperará en el teléfono por una llamada o un mensaje tuyo. Nada que ver. Toda esa ansiedad e incertidumbre se quedó en el siglo pasado. Las millenials de esta época nacieron con un chip diferente y ya no caen en los brazos de un príncipe azul, sino en los de un tipo que sepa jugar sucio.

Si no me crees, piénsalo por un momento. Siempre escuchas sobre lo difícil que le resulta al buen tipo conseguir a alguien. El buen tipo es el que siempre dejan en la friendzone, tanto así que ya hasta tiene un sofá allí para acomodarse. Por otro lado, el chico malo sexy, o el tipo misterioso, el indiferente, el que juega sucio, ese sí que tiene éxito. La era del que llevaba los libros o el bolso de la chica se acabó. Ahora, estamos en un siglo donde esa clase de hombre es un adulador castrado que jamás entrará en la habitación de una mujer. ¿La solución? Hay que jugar sucio.

¿Por qué hay que jugar sucio?

Tumblr: 17kama11-22.gif

Para conquistar a una mujer debes aceptar la realidad: hay conocer las reglas, y luego hay que jugar sucio y romperlas. Verás, un ‘buen tipo’, consciente o inconscientemente, ‘conoce’ las reglas. Tanto si es consciente o no, está jugando exactamente como una mujer espera que lo haga. Un hombre así es soso, aburrido, predecible. Es el cursi meloso que va a dejarla hastiada tras haber pasado nada más las primeras dos semanas.

Sí, lo sé, la idea de jugar sucio es atemorizante para la mayoría de los hombres porque llevamos siguiendo esas reglas, siendo predecibles, por mucho tiempo. La sociedad en que vivimos nos enseñó a que hay que venerar las reglas. Cualquiera que no tenga el más mínimo respeto por la forma en que se supone que se debe jugar el juego es calificado de “criminal” “renegado,” o “chico malo” Y sí, esos son los calificativos que regularmente se asocian con los hombres que las mujeres adoran.

Por lo tanto, cuando se trate de mujeres siempre debes recordar: jugar con las reglas es para idiotas. Si quieres conseguir a “esa chica”, mejor acostúmbrate a romper las reglas. En otras palabras, para conquistar a una mujer, la mayoría de las veces, es mejor que aprendas a jugar sucio.

¿Por qué hay que jugar sucio?

Tumblr: ohmyroyalty.gif

Share:

1 comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *