Hombre

Orgasmo masculino, la liberación máxima de placer

Orgasmo masculino, la liberación máxima de placer

Para muchos el orgasmo masculino es equivalente a cuando este tiene una eyaculación. Si bien es cierto que generalmente el orgasmo se presenta acompañado de la expulsión de semen, no siempre es así. Muchos hombres pueden tener una eyaculación sin tener un orgasmo y viceversa.

Por: Redacción Simpecado

El orgasmo es entendido como un fenómeno en el cual se libera la tensión sexual que ha sido producida durante la estimulación física, sexualmente hablando, y que se da por masturbación o en una relación de pareja. Así el clímax está asociado a una satisfacción tanto física como psicológica en la cual se experimenta una sensación de placer.

Como señalamos anteriormente, casi siempre que un hombre se excita sexualmente y llega al orgasmo tiende a eyacular, esta liberación de esperma, es por así decirlo casi ineludible, sin embargo existen varias prácticas o ejercicios que se realizan con el fin de experimentar una relación sexual que le permita alcanzar varios orgasmos consecutivos. Esta práctica se conoce como ꞌorgasmo secoꞌ o ꞌcoito reservadoꞌ, ya que no se pierde la erección ni se eyacula. La idea es que la relación sexual se enfoque más en el disfrute y placer que en la descarga de la excitación sexual como tal.

Orgasmo masculino, la liberación máxima de placer

Si bien es cierto que generalmente el orgasmo masculino se presenta acompañado de la expulsión de semen, no siempre es así.

Para lograr tener este tipo de orgasmo, los hombres requieren hacer una serie de ejercicios basados en principio en la masturbación, con el fin de que paso a paso reconozcan sus niveles de excitación y en qué momento se llega al orgasmo. El conocimiento de su sexualidad es básico, entre más inspeccionen y conozcan, va ser más probable que logren tener un orgasmo sin eyaculación. Asimismo, existen diversas formas en las cuales el hombre puede evitar o controlar el momento de eyaculación, depende de cada uno y del proceso que este lleve. La clave es no afanarse, darse el tiempo de conocerse y de explorar. Y como dice el refrán: ꞌla práctica hace al maestroꞌ.

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *