Hombre

Manual para desvestir a tu chica y enloquecerla

Desvestir a una chica no es tan simple como suena, pues el proceso es casi un arte que posee una magia inherente y todo aquel que la domine, sin lugar a dudas, promete ser un polvo sin igual.

Por: Héctor Ramírez

Hay varias verdades indiscutibles en este mundo: El agua moja, el fuego quema, el amor es lindo pero duele, la Nutella es un manjar de dioses y el hombre, a diferencia de una chica, es un primitivo sin remedio. Hay varias razones para afirmar que así sea; si grabaran la forma en que nos comportamos cuando el equipo que nos gusta hace gol y la compararan con un grupo de micos gritando y saltando, la única diferencia sería la ropa. Además, también está la forma en que muchos nos comportamos antes de tener sexo, como si tuviéramos al frente un banano y no una chica, quitándole la cáscara y comiéndoselo sin mayor ceremonia. Hombres, la vaina no es así de simple, el solo hecho de desvestirla es un arte complejo y milenario (pues, no sé qué tan milenario, pero sí complejo), y estos son algunos trucos para hacerlo como todo un profesional.

Manual para desvestir a tu chica y enloquecerla

Thumblr: ilove-kissingyou

Lo primero y más importante es olvidarse del afán. Antes que nada, debes hacer que tu chica quiera con todas sus fuerzas que la desvistas. Empieza con besos en la boca, en las orejas y deslízate hasta el cuello, allí donde la ropa te impida avanzar, y quédate allí. En menos de lo que piensas, la chica deseará que continúes, su respiración te lo hará saber. Ella no es la única excitada, así que lucha contra lo que te está quitando toda la sangre de la cabeza y mantén la calma. Si tiene una blusa de botones, desabotona uno por uno y besa cada centímetro de piel que quede descubierta, si no tiene botones, quítasela muy lentamente, y luego tómate el tiempo para besar su piel desnuda.

Manual para desvestir a tu chica y enloquecerla

Thumblr: r-loveandstuff

Besa su abdomen y pasa la yema de tus dedos por sus costillas de manera que logres erizarle hasta las pestañas. Como con la blusa, desabotona el pantalón de tu chica, botón por botón, y besa todo lo que quede al descubierto. Luego, quítale el pantalón con suavidad, de manera que solo quede en ropa interior. Cuando vayas a desabrochar el brassier (es recomendable haber practicado antes, esa vaina es como un candado con contraseña), solo desabróchalo y no lo quites, deja que él se deslice solo o que tu chica se deshaga de él. Créeme cuando te digo que, en este punto, la manera en que la desvestiste la tendrá enloquecida y prepárate, pues al que le van a quitar la cáscara y comerse sin mayor ceremonia es a ti. Buen provecho.

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *