Hombre

¿El hombre perfecto existe?

El hombre perfecto, ese que creemos estará con nosotras toda la vida y jamás nos fallará, no existe. Solo es un ser de carne y hueso, como cualquier otro, imperfecto, que nos hace reír, llorar y amar. 

Por: Ángela Vargas- @LaMasPendeja

El hombre perfecto. Pasamos noches y días enteros idealizando ese hombre con el que nos gustaría compartir nuestra vida, ese hombre que cumple con una serie de requisitos que, si bien no los tenemos enumerados en una lista, los tenemos marcados en nuestro ser porque es lo que nos gustaría que él fuera, porque creemos que es lo que nos merecemos y lo que esperamos encontrar en ese príncipe azul que promete darle un nuevo sentido a nuestra vida.

¿El hombre perfecto existe?

Tumblr impressive-girl 

Pero hay algo que rara vez tenemos en cuenta y es que ellos no son perfectos, nosotras no somos perfectas. Nadie es perfecto. Y por más amor que creamos sentir por ellos no los podemos cambiar, no podemos alterar el orden del universo y convertirlo en eso que nosotras lo queremos transformar porque creemos que es como debe ser. Si fuera así, él tendría todo el derecho de cambiarnos a nosotras, y no creo que eso sea algo que queramos permitir. Lo que sí hacemos es crear una especie de influencia sobre ellos, que de alguna y otra forma, les hacen cambiar ciertos aspectos, pero ellos lo hacen por convicción propia no porque nosotras los hayamos obligado a hacerlo. Y viceversa, ellos nos influencian a nosotras.

Y claro que nos harán sufrir, por esa misma imperfección a la que el universo está sometido, porque así como existe lo bueno tiene que existir lo malo. Así como existen las alegrías también han de existir las tristezas, todo hace parte de una balanza para que la vida funcione, más o menos, como tiene que funcionar.

¿El hombre perfecto existe?

Tumblr beauty-beast184

Hay algo que debemos tener muy en cuenta: Las cosas fáciles son aburridas y con el tiempo dejan de ser importantes, aquellas por las que luchamos y nos esforzamos son las que realmente valen, porque las valoramos en un sentido más profundo e íntimo, mas cuando se trata de amor.

Ya es hora de despertar. El príncipe azul no existe, no llegará a nuestra puerta con un ramo de flores prometiéndonos una vida utópica llena de felicidad. No. Eso no va a pasar. Llegó la hora de colocar los pies en la tierra y ver las cosas como realmente son: buenas y malas, blancas y negras y con un sinfín de matices de grises que no acabaremos nunca de comprender. Porque de eso se trata el amor, de disfrutarlo y vivirlo en cada uno de sus matices, de lo contrario sería monótono, aburrido y sin sentido.

Share:

1 comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *