Hombre

‘Dad Bod’: Gorditos y bonitos, muchachos; gorditos y bonitos

‘Dad Bod’ son sexys. Al parecer el último grito de la moda en hombres guapos son los que no son ni muy acuerpados, ni muy panzoncitos.

Por: Ángela Vargas – @LaMasPendeja

‘Dad Bod’, esto en realidad es la nueva tendencia. Y al parecer el estereotipo de hombres musculosos de mirada matadora murió, lo de ahora son los hombres que ni por las curvas (de sus gorditos) tienen un músculo marcado. Por fin hemos encontrado el gusto en un equilibrio entre músculos y gorditos. Nos encantan, y ellos lo saben.

Si el chico que te gusta o tu pareja, es de lo que de vez en cuando va al gimnasio o se ejercita, pero también ingiere en cantidades industriales alcohol, y se alimenta de pizza, hamburguesa, fritanga, o cualquiera de derivados, definitivamente es parte de la tendencia. ¡Yupi!

La heroína de esta tendencia es Mackenzie Pearson, una estudiante de 19 años de la Universidad de Clemson, cuando escribió el por qué a las chicas nos gusta el ‘Dad Bod’. Y lo describe muy bien: «El ‘Dad Bod’ es un equilibrio agradable entre una panza cervecera y el ejercitarse”.

Pero aquí hay algo importante a recalcar, los ‘Dad Bod’ o “cuerpo de papi” no son gordos, sino medio panzoncitos, medio forniditos, medio ejercitaditos, y completamente sensuales.

“Hay algo en el cuerpo ‘Dad Bod’ que hace que los chicos parezcan más humanos, naturales y atractivos”, explica Pearson.

¿Por qué nos parecen tan sexys?

No nos intimidan: No hay horror más grande que ser fotografiada al lado de un tipo que está asquerosamente bueno y ejercitado, con cada músculo marcado y sin un gramo de grasa. No queremos un tipo que llene de más inseguridades, nuestras inseguridades. Ya con ellas tenemos bastante.

Nos gusta ser la linda del paseo: Y que nos lo digan, pero cuando se lo dicen a él y nosotras sabemos que es verdad, nos sentimos como un Orco salido directamente de las montañas de Mordor.

Mejores abrazos: Llenos de fuerza y calor, como dice Pearson: a nadie le gusta abrazar a una roca.

Buena comida: Come todo lo que quiera, sin ‘peros’, sin prejuicios, sin calorías.

Sabemos en lo que nos estamos metiendo: ¿Por qué? Porque si ese hombre que te gusta termina siendo el amor de tu vida, puedes hacerte una idea aproximada de lo que será cuando tenga 40, y no te llevarás sorpresas de panzas cerveceras en el futuro.

¡Así que fuera camisa ‘Dad Bod’s’ !

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *