CuerpoMujerMujerSalud

Vulvodynia ¿Sabes de qué se trata?

Vulvodynia

Por: Alejandra Sarria

Por estos días, muchas mujeres sufren de un mal en su parte íntima que pocas entienden de verdad y es que la vulvodynia es un dolor constante que puede afectar a toda la vulva o sólo a la zona de la abertura vaginal. Además sus causas son desconocidas, por lo que es un trastorno muy difícil de diagnosticar.

Muchas mujeres sufren vulvodinia durante mucho tiempo sin atreverse a ir al médico, un error que no debe cometerse. Si tienes dudas, los síntomas consisten en dolor, hinchazón, irritación o ardor. A veces desaparecen los síntomas y vuelven a aparecer poco tiempo después, por eso la mayoría de las mujeres, no lo toman en serio. En ocasiones, el malestar se presenta tras un contacto con el área de la vulva, como al colocarse un tampón, al hacer algún tipo de ejercicio, como bicicleta, o durante las relaciones sexuales. Pero cuando el problema es crónico, el dolor y las molestias pueden sentirse en todo momento, en cualquier posición y sin necesidad de estar realizando ninguna actividad.

Vulvodynia ¡Seguro querrás saber de qué se trata!

Vulvodynia. Muchas mujeres sufren vulvodinia durante mucho tiempo sin atreverse a ir al médico, un error que no debe cometerse.


Gracias a factores genéticos, infecciones, alergias, cambios hormonales, traumatismos o cirugías en la zona, es probable que se presente la vulvodynia y a veces el tratamiento puede consistir únicamente en un cambio de dieta, eliminando determinados alimentos que contienen oxalatos y producen irritación al orinar u otras veces se pueden recomendar ciertos medicamentos como antidepresivos, y en muy pocos habría que llegar a la cirugía. Otras soluciones eficaces son las terapias basadas en ejercicios que fortalecen los músculos pélvicos y los vaginales, además de extremar la higiene íntima, evitar la ropa muy ajustada, usar ropa interior de algodón, evitar los lavados vaginales, usar lubricante en las relaciones sexuales o no practicar determinados deportes que ejerzan presión sobre la zona de la vulva.

Aunque su diagnóstico es complicado y puede llevar meses establecer un tratamiento adecuado. Es fundamental la colaboración entre médico y paciente para llegar al origen del problema y solucionarlo. 

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *