Mente

Cura con cristales, ¡milagrosos!

Cura con cristales, en cuanto más sabemos de ellos, más conocemos de los beneficios que traen a nuestra vida. 

Por: Catalina Delgado Prado – @CDeNota

Cura con cristales. Los cristales han sido usados por miles de años para restablecer un equilibrio corporal, mental y espiritual. Ellos actúan por medio de resonancia de vibración.

Algunos cristales contienen minerales conocidos por sus propiedades terapéuticas, y en esta sección hemos mencionado unos cuantos; pero es importante que aquellos que se han interesado por el tema tengan una consciencia más abierta de lo que se trata la cura con los cristales.

Cura con cristales, ¡milagrosos! Las propiedades desintoxicantes de los cristales tóxicos, siguen el mismo principio de la homeopatía: semejante cura semejante. Los cristales están constantemente irradiando vibraciones en grandes cantidades y dependiendo de la composición química de cada uno, actúan ante nuestras necesidades, deseos, etc.

Son usados moderadamente en la práctica de la medicina; pero la idea es que sean usados por cada uno de nosotros en casa, que sean limpiados y utilizados con buena energía en nuestra meditación.

Los antiguos agentes curativos sabían que las piedras preciosas, en especial los cristales, tienen propiedades estimulantes o calmantes, algunos presentan las dos características, por ende son más poderosos.

Cura con cristales, ¡milagrosos!

Su uso se ha llevado a terapias psicológicas donde se quiere llegar al conocer el “yo” que a muchos nos asusta. Por otro lado está la cura de dolencias que se manifiestan en la parte física como dolores de cabeza, estómago, úlceras, alergias, etc.

Cualquier tipo de desequilibrio puede ser tratado por medio de los cristales que están actuando en pro de ellos, si en realidad creemos, y mantenemos una limpieza constante de los que usamos. Ellos dan una cura holística que actúa en los niveles físicos, emocionales, mentales y espirituales del ser. Reciben energías sutiles y disipan las indisposiciones actuando sobre la causa principal.

 

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *