Mente

“Críticas constructivas” destructivas

Las constantes críticas hacia tu pareja pueden ser, según tu parecer, bienintencionadas, pero la verdad es que muchas veces acaban siendo causantes de crisis y peleas. ¿Eres un verdugo o un aliado de tu pareja?

Por: Héctor Ramírez

Cuando amamos a nuestra pareja queremos, indudablemente, lo mejor para ella. Que tenga cuidado al salir, que se abrigue, que coma bien y bobadas por el estilo. Es tanto ese impulso protector que a veces llegamos a considerar que algunas actitudes suyas atentan contra sí mismo y, muy inocentemente, las mencionamos a manera de supuesta crítica constructiva. Esto es lo más normal del mundo, si las críticas no son muy constantes, pero no hay que olvidar nunca que la frontera entre una crítica constructiva y una destructiva es muy corta.

“Críticas constructivas” destructivas

Podemos estar pensando que críticas aparentemente inocentes como “No me gusta tu pelo” son bienintencionadas, pero lentamente se pueden convertir en juicios más profundos como “Es que tu familia no sirve para nada” o “El trabajo que tienes es una pérdida de tiempo”. Hay que cuidarse de que las críticas se conviertan en juicios de valor, pues pueden desencadenar problemas de pareja que quizás no dimensiones. La crítica constante e incisiva destruye poco a poco a las personas a nuestro alrededor y hiere su autoestima y autoimagen, más si proviene de la persona que amamos y  con la que aspiramos a compartir nuestra vida.

Aunque muchos piensen que las críticas son innatas en una relación con la excusa (mandada a recoger) que dice como “Te digo esto porque te amo”, cuando una persona ha pasado de ser un aliado de su pareja  a ser un crítico de todo lo que hay a tu alrededor, el problema es serio. Puedes identificar si te comportas de esta forma si  con frecuencia  juzgas, humillas y te burlas del otro,  ya sea en privado o en público, si no tomas en cuenta sus decisiones ni pensamientos pues todo debe decidirse a tu manera y te enojas  si no es así, y si buscas su lado débil para manipularlo  y hacer que piense y actúe como tú quieres.

“Críticas constructivas” destructivas

Si encajas en este perfil y crees que esa es tu labor como pareja, es hora de replantear tu actitud: cada persona es un mundo, un conjunto de creencias, de vivencias, de conflictos, de sueños, de pensamientos. Pretender cambiarla a tu “imagen y semejanza”  es egoísta y poco sano para los dos ¿En serio estás dispuesto a ofender a tu pareja por una palabra demás que pueda herirla para siempre?

Share:

1 comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *