Cuerpo

Un afrodisíaco natural para cada ocasión

Afrodisiaco se le llama hoy en día a cualquier cosa que presuma la habilidad de levantarle un poquito el espíritu al hombre, pero muchos son tóxicos y no hay nada como probar lo natural.

Por: Héctor Ramírez

En una cultura tan dicharrachera y folclórica como la nuestra, muchas de las costumbres de antaño suelen transmitirse oralmente a nosotros, y varias de estas tradiciones tienen que ver con el sexo, cómo hacerlo y quedar como todo un verraco, que comiendo chontaduro, que tomando jugo de borojó y así. Sin embargo, según un especialista en el tema, “Hay pocas evidencias que apoyen la efectividad de la mayor parte de sustancias que consideramos afrodisiacos naturales”, pues muchos de los mejunjes que pretenden aumentar la virilidad no solo no causan ningún efectivo, sino que además pueden ser tóxicos.

Un afrodisíaco natural para cada ocasión

O si no, acá les presento a la Lytta vesicatoria o mosca española, que durante siglos fue utilizada como una especie de afrodisiaco natural puesto que una picada suya causaba la erección espontánea, pero que se dejó de usar por consecuencia de una epidemia de envenenamientos (¿envenenado por una picadura en el pene? ¡Auch!).

Si quieres ir a la fija y evitar envenenarte por una picadura, tienes que probar el ginseng rojo; se produce principalmente en Corea y ha tenido éxito como afrodisiaco para tratar exitosamente los problemas de disfunción eréctil, pues una infusión de esta raíz incrementa la producción de óxido nitroso, un químico que relaja las arterias del pene permitiendo un mayor flujo sanguíneo. Si no te gusta el ginseng, puedes entonces intentar con la yohimbina. Se trata de un mejunje que se obtiene de la corteza de un árbol africano de nombre raro (Pausinystalia johimbe), pues favorece la circulación de sangre en el pene (aunque tiene un par de efectos secundarios poco divertidos como latidos del corazón irregulares o acelerados, insuficiencia renal, convulsiones, ataques al corazón y otros).

Un afrodisíaco natural para cada ocasión

Si te aburren los nombres raros, puedes intentar con un afrodisiaco mucho más cercano y accesible como el chocolate, pues tiene grandes cantidades de FEA (feniletilamina), una hormona que se produce en grandes cantidades cuando estamos enamorados, lo que causa una excelente disposición para tener sexo. O, por qué no, el café; no es un afrodisiaco en el sentido estricto de la palabra, pero como buen estimulante que es, puede ayudarnos a ponernos en marcha para iniciar el día, tener energías o darnos ánimos para una intensa sesión de buen sexo. Hay un afrodisiaco natural para cada ocasión, está en ti verificar qué sirve, y sabemos que solo hay una forma de hacerlo. Diviértete.

Share:

1 comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *