CuerpoSalud

¿Cómo te ves en 20 años?

¿Cómo te ves en 20 años?
Por: @EstimuloVital2

Belleza, estética, armonía corporal, no hay duda de que son muchos los motivos para incluir la práctica regular de actividad física en nuestras vidas. Sin embrago, existe otro beneficio que el entrenamiento brinda a quienes gozan del placer de ejecutarlo, la edad no llega sola y entendiendo que este proceso biológico afecta las capacidades condicionantes y coordinativas que todo individuo posee (fuerza, velocidad, resistencia, flexibilidad, entre otros) es necesario que se tomen cartas en el asunto.

El sistema nervioso cuyo mando central es el cerebro manifiesta su poder a partir de impulsos que denominamos sinapsis, este proceso es el que permite que te muevas coordinativamente y que asocies ideas de forma congruente, además gracias esto podemos formar parte de todos aquellos procesos de socialización que el contexto nos propone.

La actividad física permite estimular más que músculos y posibilitar el acceso a una mejor calidad de vida, también es un estimulo vital para los procesos cognitivos y abstracciones de razonamiento. Gracias a esta buena práctica se mitigan las enfermedades cerebrovasculares, como la interrupción del flujo sanguíneo cerebral (FSC) que es aproximadamente el 15 o 20% del gasto cardíaco total, por cada minuto. La disminución o interrupción de este flujo produce en el parénquima cerebral daño celular y funcional, lo que empeora con el pasar del tiempo.

¿Cómo te ves en 20 años?

Consideremos que en una sesión de entrenamiento la sangre que circula por el cuerpo se ve expuesta a una aceleración la cual mantiene el umbral circulatorio mas dilatado, de esta forma la posibilidad de sufrir de algún trombo disminuye, ya que es como ver circular cuatro calzadas de autos en un solo sentido en vez de dos en un solo un carril. Resalto el hecho de que al ser un cuerpo biológico aquellas facultades que nos permiten vivir se deterioran con el paso de los años, aun así está en manos de cada uno mitigar esas condiciones que se manifiestan en dolencias corporales, afecciones que hoy son comunes y consideradas como normales para las edades adultas.

Una buena forma de estar activo es optar por prácticas motrices que requieran un trabajo más arduo por parte de nuestro cerebro, a continuación menciono algunas:

• Bailar.
• Tomar clases grupales como: los aeróbicos, el tae-bo, el step, la rumba.
• Actividades extremas como: El cañoning o el rafting.

Somos parte de una vida maravillosa que se interpreta a través de los sentidos, enfoquemos nuestra atención por medio del ejercicio en uno subjetivo, el sentido de la existencia.

Daniel Cadena, Entrenador Personal
Cel.3138819983
@EstimuloVital2

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Pin It on Pinterest