Cuerpo

Claves que revelan si eres una comedora ‘emocional’

Claves que revelan si eres una comedora 'emocional'

Comedora emocional. Daremos algunas pistas que te pueden ayudar a descubrir si eres una comedora compulsiva. Un primer paso es reconocer el problema, hacerlo consciente, y de esta forma tomar las medidas necesarias para combatir este perjudicial problema y tratar de darle la solución más saludable para ti.

Por: Carolina Gallego Charry

Comedora emocional. La clave más importante y tal vez la más difícil es establecer o determinar si la comida es tu vía de escape, es decir si eres una comedora emocional y sobre todo reconocer cuáles son los sentimientos que te impulsan a comer de más. Generalmente los sentimientos o emociones más comunes son: la ansiedad, la tristeza, el temor y la depresión.

 

Si bien es cierto que el hambre es una necesidad física, esta no sucede de repente, sino que se da de una forma gradual. Los expertos señalan que las personas comen “emocionalmente” cuando los motivos por los que lo hacen no tienen nada que ver con el hambre física. Es así como muchas mujeres sienten un impulso inmediato de satisfacer ese “ vacío” con el acto de comer, casi siempre un alimento específico como helados, chocolates, pasteles, etcétera.

Cuando una persona come por hambre física llega a un punto en que se sacia, mientras que una persona que lo hace emocionalmente, así este llena, lo sigue haciendo. Asimismo, a menudo la persona que come emocionalmente al terminar de hacerlo se siente culpable por todo lo que se ha comido.

Claves que revelan si eres una comedora 'emocional'

Daremos algunas pistas que te pueden ayudar a descubrir si eres una comedora ‘emocional’Un primer paso es reconocer el problema y actuar.

La recomendación es evaluar los motivos por los cuales comes de más, hacer una lista te puede ayudar a detectar las causas que influyen este comportamiento, permitiéndote reconocer y buscar soluciones para controlar lo que sientes y evitar que las emociones te dominen.

¡Ánimo! no flaquees da tu mejor esfuerzo. Pero recuerda que si tras varios intentos no logras controlar estos impulsos, busca la ayuda de profesionales. No lo dudes la solución está en tus manos.

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *