Opinión

Hoy desperté con los celos de punta

Mi sexto sentido calibre 38 sugirió que debía llamarlo, finalmente él me había dicho que no se demoraba. 

Por: Paula Ardila @acidodivino

Después de timbrar a su celular por varias veces escuché: “Sistema correo de voz, tendrá cobró a partir de este momento” ¿Cómo era posible que no contestara? Él siempre lo hacía. Paré por un momento, no quería parecer una vieja celosa, se supone que yo me encontraba vacunada contra ese virus letal.

Pero mientras pasaban las horas, mi desconfianza empezó a aumentar como bola de nieve; pensaba que había salido más perfumado de lo normal, así que traté de recordar alguna llamada misteriosa en los últimos días. ¿Estaría yo sufriendo por razones reales o por causas ficticias?

Hoy desperté con los celos de punta

Tumblr: jeveuxdicaprio

Mientras caía la noche mi ansiedad aumentaba. ¿Será que le pasó algo? ¿Estaría con alguna mujer? Olvidé la escena de mujer civilizada y volví a llamarlo. Después de varios intentos por fin escuché su voz, me dijo: “Paula – ¿Paula? querrás decir amor, princesa, chiquis, cuchurrumi – estoy saliendo con otra mujer, es una portuguesa”.

¡Portuguesa! Con tanta suripanta colombiana dando lora por ahí, justo se mete con una portuguesa.  Trataba de ser fuerte, no quería llorar pero era inevitable, y todo se volvió más terrible cuando me dijo que viajaría con ella a Madrid. No, pues tan internacional.

Lloraba y lloraba, quería despertar de esa pesadilla y así fue. Me di la vuelta, abrí los ojos y allí estaba mi esposo en pijama, de lo más tranquilo viendo el partido entre Real Madrid y Barcelona en una mañana dominguera. En este momento no sabía si seguir llorando o reírme, ya que mi cerebro licuó toda la narración del partido y la transformó en una terrible pesadilla de decepciones amorosas.

Hoy desperté con los celos de punta

win

Aún sollozando y en busca de consuelo, le conté a mi esposo mi terrible pesadilla, quien muy majo me contestó: “Yo no sé de dónde sacas tanta imaginación, eres celosa hasta en los sueños, eso te pasa por acostarte llena” ¡Grr! me arrepiento, luego existo.

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *