Opinión

Ay, mi amor ¿Quiere hablar de inmadurez? ¿Enserio?

Ay mi amor

Ay, mi amor ¿Quiere hablar de inmadurez? ¿Enserio?

Por: Alejandra Sarria

¿Amor usted hablándome de inmadurez? El propio gamín para rehabilitación.

Inmaduro usted que se fija en maricadas y no le pone atención a lo que de verdad importa, a mí no me falta sufrir, a usted le falta aprender a querer bien, no solo a querer si no a aprender lo que significa la palabra amor. Uno no afronta los problemas que tiene con alguien que «ama» no como usted lo hace, no le dice inmadura a la otra persona simplemente porque no piensa de la misma manera en que usted lo hace… ¡Qué pereza si fuéramos iguales!

Inmaduro es pensar que una mujer vale por el país en el que nació o por la crianza que tuvo, inmaduro es recargar las culpas sobre el otro de lo que le sucede a uno mismo, inmaduro es basar una relación en lo que se ve en una red social… Inmaduro es no ser capaz de llevar una conversación con respeto con alguien que lo quiere a uno, inmaduro es esperar que otra persona sufra para que uno se sienta bien… egoísta también es eso.

¿Cómo saber si tienes menopausia social?Obviamente usted no me quiere, ni ahora, ni antes y obviamente nunca lo va a hacer, simplemente en un momento se sintió bien conmigo y ya y quiso mostrar alguien que usted de verdad no es ni existe porque llegó para irse y se encontró con este plan B al que erróneamente llamó “amor”. Puf.

Inmaduro es ser grosero para hacer sentir mal a la otra persona y decirle: «Si usted fuera mi mujer, no sería libre». ¡Jxxxxxa! ¿Se te perdió la Inquisición o qué? Inmaduro es decirme inmadura porque mi sexualidad es mía y yo hago lo que se me da la real gana con ella y si quiero ser amiga de los tipos con los que me acuesto, ¡¡¡Puedo!!! Y eso no interviene en el hombre que amo porque yo merezco un hombre seguro de sí mismo y seguro de mi amor; Un hombre que hasta para pelear sea atento conmigo y no uno que tape sus problemas en mi culpa, uno que sabe que sus decisiones son propias y no mías. ¡Eso es madurez! Y tú, mi amor, tú no sabes querer bien y yo ya no te estoy hablando porque quiera algo contigo, ni porque te extrañe.

Extraño al hombre que creí que podías ser cuando te vi, pero el amor a distancia solo se mide de cerca y definitivamente ya entendí porque existió esa coincidencia de volver a tenerte cerca y gracias Dios. Eso era un ciclo que yo tenía que cerrar y gracias a Dios lo hice y tú me ayudaste.

Adiós

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *