Vestuario

Los 5 objetos más sexualizados de la moda

No existe duda alguna de que los accesorios y la moda en general tienen un papel muy importante en el sexo. Es como ese toque de fina coquetería que le hace falta al encuentro, y entre todos, hay 5 que destacan como reyes y reinas del fetiche.

Por: Héctor Ramírez

Objeto No. 1:

Tacones: Una mujer en zapatos altos está más cerca del cielo, o al menos eso solía creerse en el pasado. En principio, los tacones que existían eran de madera y tenían el propósito de alejar a las mujeres de la podredumbre que inundaba las calles, y también de asociarla a la dignidad moral y social. Sin embargo, se empezaron a transformar en fetiches de la moda después de la Segunda Guerra Mundial, cuando se pudieron producir por primera vez tacones tan delgados como una aguja. Al final, eran los tacones quienes movían los pies de todas las mujeres de la época, incluyendo a las divas del cine como Marilyn Monroe. La feminidad y sensualidad pudieron resumirse en esa inocente prenda.

Los 5 objetos más sexualizados de la moda

Objeto No. 2:

Medias veladas: Fue en 1959 que nació la primera media pantalón, para inaugurar todo un mundo de posibilidades para las piernas femeninas, que nunca antes fueron vistas en público. Aunque hoy las medias sobreviven como un objeto cotidiano de la moda, más entre las mujeres mayores que entre las jóvenes, son en realidad estrellas en los films con escenas íntimas y fotografías eróticas que, a diferencia de la moda, no cambiaron nunca de parecer y siguieron celebrando ese velo que a la vez que impedía el tacto directo, permitía deleitarse con el avistamiento de un buen par de piernas.

Objeto No. 3:

Guantes de piel: Al cubrir las manos, los guantes distancian la carne de la carne; hacen que el tacto no pueda tocar; crean, como tantas veces se ha dicho, una segunda piel, una más fría, más áspera, más fuerte, quizás. Esa es la razón por la que a pesar de que los guantes nacieran como un artilugio de la cultura aristócrata y como capricho de la moda, fueran luego convirtiéndose en un verdadero fetiche. En otros tiempos, dar la mano retirando previamente un guante era señal de honestidad y confianza, y dejar caer un guante en medio de una calle era signo innegable de coquetería y gusto.

Objeto No. 4:

Abrigos de piel: Hay una imagen que por su sensualidad e indudable alusión a la moda parece vivir en la memoria colectiva del mundo: una dama bella, envuelta en un peludo abrigo, camina sola por calles oscuras y nubladas, sin conocer su destino; la escena tiene un elemento especial. Debajo del abrigo no hay más que un cuerpo desnudo. Por siglos, las pieles fueron una prenda exclusiva de la aristocracia. Fue a finales del siglo XIX y hasta el XX que las mujeres usaron abrigos de piel, no solo en señal de alta alcurnia, sino también moda y estilo. Con el tiempo se convirtieron en un fetiche e ícono del sexo.

Los 5 objetos más sexualizados de la moda

Objeto No. 5:

Corsés: El corsé, en la moda, siempre resaltó los atributos femeninos: busto prominente, piernas delgadas y estrechísimas cinturas. La cintura estrecha y llevada hasta sus límites imposibles empezó a ser una estética real que modelos como Betty Page imitaron con exageración, de tal forma que la fotografía y el cine erótico empezaron a echar mano de las cinturas ceñidas como signo de excitación.

Share:

1 comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *