AccesoriosModa

¿Cuántas veces al llegar a casa no ha mandado sus zapatos al mismísimo demonio?

¿Cuántas veces al llegar a casa no ha mandado sus zapatos al mismísimo demonio?
Por: Angela Vargas

¿Cuántas veces al llegar a casa no ha mandado sus zapatos al mismísimo demonio? Le dejo a usted la respuesta a mi pregunta. Tal vez usted, lectora de Simpecado, ha utilizado esos zancos de 15 centímetros y no ha podido caminar bien. Si bien es cierto que los tacones hacen más esbelta la pierna de la mujer, también ocasionan molestias en los pies y generan los llamados y muy odiados juanetes.

¿Y qué me dicen de las puntas molestas que dan la impresión de aprisionar los dedos? Puede que la moda sea utilizar esos fatigosos zapatos, y que usted se vea hermosa, esbelta y con unos centímetros de más; además, que domine el arte de caminar sobre esos zancos, pero no ha pensado en que sus pies le agradecerán que utilice unos zapatos más bajos, no tan a la moda pero mucho más cómodos.

¿Cuántas veces al llegar a casa no ha mandado sus zapatos al mismísimo demonio?

Le recuerdo que los mismos diseñadores de alta costura afirman que la moda la hace uno mismo, y que es uno el que debe crear su propio estilo acorde a sus gustos y lo que le quede bien. Si usted es de la que camina como si tuviera las piernas tiesas, tal vez, no debería utilizar este tipo de calzado, al final de cuentas, es usted y sólo usted, la que se ve afectada.

No estoy diciendo que sea malo, ni que se vea mal, eso depende de su estética a la hora de vestir. Solo me resta decir: ¡La moda no incomoda pero a veces sí que duele!

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *