Tecnologia

Ashley Madison y su pequeño accidente

Ashley Madison es una red social parecida a Tinder, pues también pretende que personas se conozcan y salgan, con una sola excepción: Explícitamente, Ashley Madison se reconoce como una red para la infidelidad.

Por: Héctor Ramírez

Ashley Madison es una red social (y también aplicación) de citas en línea lanzada en 2001. Hasta acá, nada raro. Cuando uno entra están las opciones que normalmente salen cuando se accede a un sitio de citas, pero acá es cuando la vaina cambia, pues las primeras dos opciones que aparecen son ¨Hombre comprometido que busca mujeres¨, y ¨Mujer comprometida que busca hombres¨.

Ashley Madison y su pequeño accidente

Así es, señoras y señores, Ashley Madison es uno de los sitios por excelencia para ser infiel, pues está dirigido principalmente a personas que ya tienen una relación. Si no es suficientemente obvio que es un sitio para infidelidades, solo hay que fijarse en su descripción: ¨Ashley Madison es la página de contactos más importante a nivel mundial en encuentros discretos para gente casada¨.

El nombre de la web fue creado a partir de dos populares nombres de chicas en Estados Unidos: “Ashley” y “Madison”, y su peculiar eslogan es “Life is short. Have an affair” (La vida es corta. Ten una aventura). Más infiel no se puede. La idea no es juzgar si es bueno o malo, porque cada quién verá cómo maneja su vida en pareja, sino explicar algo curioso que pasó con esta web. En agosto de este año, un grupo de hackers llamado Impact Team hackeó Ashley Madison e hizo públicos los datos de más de 37 millones de usuarios de este sitio. No son poquitas las personas que en este momento están embaladas por estar metidas en sitios de adulterio, y no son cualquier clase de personas. Hay hasta funcionarios del Gobierno de Estados Unidos.

Ashley Madison y su pequeño accidente

Claro que todos tienen derecho a su cana al aire, al menos una vez en la vida. Nadie niega eso. Es un accidente chiquito del que no se tiene que enterar nadie, a menos que el medio que la persona utilizó también tenga un accidente chiquito y la información de su infidelidad esté dentro de los 10 GB de información incriminatoria que perdió Ashley Madison y, para coronar, estén disponibles para el mundo entero. Quién sabe, de pronto el karma no es tan irreal como pensábamos. Este es un ejemplo de lo que le pasa a los infieles, y si estás pensando en tener una pequeña aventura, piénsalo dos veces después de esto o, al menos, usa una mejor contraseña que 123456, pues esta era la contraseña más usada por todas la víctimas del hackeo a Ashley Madison.

Share:

1 comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Pin It on Pinterest