15 maneras de sacarte a alguien de la cabeza

Sacarse a alguien de la cabeza no es algo que una hace de un día para otro y más cuando hay memorias y sentimientos de por medio. Aunque se trata de una decisión personal, tal vez los siguientes consejitos pueden ayudarte.

Por: Alejandra Sarria

Consejo No. 1:

Tiempo al tiempo, literal: Cuando tienes la cabeza ocupada piensas menos en lo que pasó. Destinas tu energía es otras cosas más productivas que llorar sobre la leche derramada, y ayuda a sanar lo que, a fin de cuentas, es lo más importante.

Consejo No. 2:

Ten la mente abierta: Según la psicóloga budista Sylvia Boorstein es mejor darnos la oportunidad de esperar y ver qué pasa después. No planees nada ni te cierres a las posibilidades. Si llega alguien para tener una relación casual y a ti te gusta, no te cierres. Si crees que es lo mejor que puedes hacer por ahora. La prostitusa sirve, a veces.

Consejo No. 3:

No te culpes: A la final ninguno es culpable, las cosas pasan por algo. Además, echarte la culpa no sirve de nada ni ayudará a apagar el dolor. Sigue, eso es lo que debes hacer.

Consejo No. 4:

No hagas lo que hacía con él: No frecuentes los lugares a los que va, ni veas los mismos programas que a él le encantan. Eso es colocar el dedo en la herida. Encontrar nuevos hábitos ayuda bastante.

15 maneras de sacarte a alguien de la cabeza
Consejo No. 5:

No te llenes de rabia: Según el profesor de meditación budista Norman Fischer el problema más grande que tiene el ser humano es la ira, esa que crea una nube de emociones que te aleja de responder de una manera clara y productiva.

Consejo No. 6:

No te dañes la mente: Manténte alejada de todo lo que tenga que ver con él y su círculo social, es mejor tener la mente libre de esas cosas. Crea nuevos hábitos, conoce nuevos lugares y verás todas las cosas de las que te habías perdido y que ahora puedes disfrutar con libertad.

Consejo No. 7:

No trates de entender a los demás: Muchas personas querrán darte consejos, pero recuerda que todos tenemos experiencias diferentes y lo más importante es lo que tú sientes y el proceso que estás llevando a cabo.

Consejo No. 8:

Tus pensamientos no son hechos: No te creas todo lo que piensas, recuerda que no necesitas de nadie para ser feliz, pues la felicidad está en uno mismo.

15 maneras de sacarte a alguien de la cabeza
Consejo No. 9:

¿Cómo puedes crecer con esto?: Centra tus pensamientos en crecimiento y en lo que es mejor para ti. Basa tus acciones en esto. Tú eres lo más importante, llora lo que tengas que llorar, sufre, grita y patalea si es necesario; pero, con el tiempo rescata las enseñanzas que te dejó ese momento de tu vida. Eso te ayudará a crecer.

Consejo No. 10:

“No pongas a nadie fuera de tu corazón, ni a ti mismo”  Tara Brach: No te encierres. Sal; habla con tus amigos; vete de fiesta, de viaje. Haz lo que tú creas que funciona para no ahogarte en el dolor. A la final, no se trata de olvidar, sino de superar para recordar los buenos momentos de buena manera.

Consejo No. 11:

No controles el tiempo: Como dijimos al principio, el tiempo va solo, tú no le puedes poner límites.

Consejo No. 12:

Perdona primero: Según el psicólogo budista Jack Kornfield, no es necesario ser leal a tu sufrimiento, enfocándonos en el trauma de ‘lo que me pasó.’ Al perdonar te sentirá más libre.

15 maneras de sacarte a alguien de la cabeza
Consejo No. 13:

Ocupa tu mente: Lee un libro, enamórate de una serie, haz cosas diferentes que te saquen de lo que hacías con él.

Consejo No. 14:

Desea cosas buenas: Acuérdate que de lo que das, recibes.

Consejo No. 15:

Respira profundo: Cuando quieras buscarlo, contrólate, respira y sigue haciendo cualquier otra cosa.

About Ángela Vargas

Comunicadora social - periodista. Dispersa, desordenada, olvidadiza y procrastinadora. Nueve de cada diez lectores no la recomiendan.
Author: Ángela Vargas
Tags
Leer entrada anterior
Cuando dices 'te amo' por accidente
Cuando dices ‘te amo’ por accidente

Cuando dices 'te amo' por accidente. Tranquila, hay veces la vida nos recuerda que no tiene rewind. Por: Isabel Zuluaga...

Cerrar