Hombre

Madurar es dejar ir. No he madurado

Por ahí dicen que cuando uno empieza a crecer y volverse viejo tiene que madurar, pero hacerlo significa renunciar a algunas cosas, ¿en serio estás dispuesta a renunciar a todas ellas?

Por: Héctor Ramírez

La primera semana después de haber terminado con ella mis amigos se mostraban bastante comprensivos sobre el hecho, escuchaban todo lo que tenía que decir y me llenaban la cabeza de consejos –unos inútiles, otros un poquito menos inútiles– que, al fin y al cabo, apreciaba mucho; al menos me tenían pensando en otra cosa que no fuera el momento en el que la perdí. Después de un mes, seguían mostrándose comprensivos –no tanto como antes– y escuchaban todo el cuento que me echaba sobre cuánto la extrañaba y deseaba volver con ella; ya no me daban consejos, solo me miraban con una mirada que decía algo así como “Lo escucho porque es mi amigo pero ya me tiene mamado con ese cuento”.

Madurar es dejar ir. No he madurado

Tumblr: 2yrs

A los dos meses, cuando se lo mencionaba a cualquiera, empezaban a echarme el cuento de que tenía que superarlo y después me salían con esta joya: “Madurar es dejar ir”. ¿Será que es cierto? ¿Será que si la dejo ir conseguiré la meta de todo adulto? ¿Será que conseguiré madurar? Después de ese consejo por parte de cada uno de ellos dejé de hablar del tema y todos pensaron que al fin lo superé y conseguí aquello de madurar, pero la verdad es que no.

¿Cómo pueden decirme que madurar es dejar ir? ¿Cómo abandonar el recuerdo de los momentos más felices de mi vida me va a hacer una persona más hecha y derecha? Nada más cuando pienso en ella siento sus dedos en mi piel, su cálida y aromática respiración en mi rostro, el reconfortante peso de su cabeza sobre mi hombro. ¿Cómo voy a dejar de pensar en ello si por mi culpa perdí a la mujer que le daba alegría a todos y cada uno de los días de mi vida

Madurar es dejar ir. No he madurado

Tumblr: books-and-clevernesss

Decidí dejar de contarles para que no me dieran esa mirada de “Este güevón sí que jode”, pero si en verdad madurar significa dejarla ir, entonces no he madurado. Si madurar implica abandonar la más remota posibilidad de que podamos volver a estar juntos, de que la luz pueda volver a mis ojos, entonces soy el mango biche de mi grupo, soy el plátano verde, soy esa naranja que está tan ácida que uno no se puede comer sin hacer gestos. Si madurar es dejar ir, no he madurado, y no tengo la más mínima intención de hacerlo.

 

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Pin It on Pinterest