Je suis Charlie

Je suis Charlie, este es la frase con la que el mundo mostró su indignación por los hechos ocurridos en el semanario francés Charlie Hebdo.

Por: Redacción Simpecado – @Simpecado

Je suis Charlie. Sí, yo soy Charlie, el mundo es Charlie. No queremos recordar lo sucedido el pasado 7 de enero en París en un día que parecía iba a ser uno tan normal como cualquier otro día, un día en el que se suponía que usted, nosotros, y la gente de Charlie Hebdo tendría un día de trabajo común y corriente, en vez de eso todo se paralizó.

Mientras París vivía la tragedia en carne viva, nosotros, quienes estamos al otro lado del océano solo éramos capaces de leer lo que escribían distintos medios de comunicación, escuchar declaraciones y ver videos, en un asombro tal que las palabras no eran capaces de salir, y en el que poco a poco un sentimiento de indignación se apoderaba de nosotros, tanto de los que estaban allá como los que vivimos desde la distancia lo sucedido sin poder hacer otra cosa que seguir la noticia, y luego en un vano intento por luchar alzamos la voz por aquellos a los que les fue arrebatada, esa voz que grita al unísono: #JeSuisCharlie

Así, el artículo 11 de la Declaración Francesa de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789 establece: << La libre comunicación de pensamientos y opiniones es uno de los derechos más preciosos del hombre: todo ciudadano puede hablar , por tanto, escribir y publicar libremente , excepto para responder a los abusos de esta libertad en los casos determinados por la Ley >>

En La Plaza de la República cientos de cientos de parisinos se reunieron para protestar por la matanza, primero lo hicieron en un silencio absoluto y luego se empezó a escuchar ¡Charlie! ¡Charlie! ¡Charlie! En honor a aquellos que por dibujar y satirizar la realidad de algunos y darle un poco de risas a este mundo que está tan lleno de lágrimas y dolor, fueron asesinados.

No queremos mencionar las razones que llevaron a la matanza de estas doce personas, porque ninguna es válida para acabar con la vida de una persona. Ninguna. Otros ya lo han hecho. No hay razón, excusa o ideal que valga. Lo que sí vale y a lo cual queremos hacer mención es al derecho que todos tenemos de expresarnos libremente. El derecho de decir lo que queremos decir sin ningún miedo por algún comentario ofensivo ni mucho menos de temer por nuestra vida.

Y no nos referimos únicamente al Charlie Hebdo, también hablamos por todos aquellos periodistas mexicanos que han muerto por ejercer el oficio, a los colombianos secuestrados y asesinados, y a todos los demás reporteros que por hacer aquello que les apasiona y para lo cual nacieron les arrebataron la vida. ¿Por qué? ¿Por contar la verdad? ¿Por decirle al mundo lo que está sucediendo? Esta fue la gota que rebosó el vaso.

Por ellos, por todos, hoy y siempre: Je suis Charlie.

Author: admin
Tags
Leer entrada anterior
¿Las parejas sin hijos son más felices?
La verdadera razón por la que la gente más adinerada se casa

La verdadera razón por la que la gente más adinerada se casa. Lo que influye es el dinero, la educación...

Cerrar