¿Quiere avanzar? ¡Cierre ciclos!

¿Quiere avanzar? ¡Cierre ciclos!

Por: Paola Cruz

Por nuestra naturaleza, los seres humanos somos felices recopilando cosas: coleccionamos cartas, momentos, recuerdos, fotos, amigos, trofeos, odios, y hasta amantes…

En algún momento de nuestras vidas, nos hemos llegado a preguntar – ya sea una o varias veces-, ¿Por qué me siento estancado? ¿Por qué siempre me pasan las mismas cosas? ¿Por qué me caen los mismos manes? Y es que, esta semana aprendí, que si usted no está preparad@ para empezar una nueva etapa en su vida y cerrar un ciclo, la película se le va a repetir un sinnúmero de veces, convirtiéndose en una enfermedad cíclica, en una vaina crónica.

Para que usted pueda avanzar en todas las etapas de su vida, tiene que aprender a cerrar ciclos. Y no sólo los ciclos malos, también debe cerrar aquellas historias que, por buenas que sean, si se aferra mucho a ellas, está perdiendo la oportunidad de recibir algo mucho mejor.

Libérese de las tusas eternas, de ese man que ya le dijo no o que después de mil años no ha tomado decisiones. Líbrese de esas peleas que solo le dejaron odios y rencores innecesarios, de es@s amig@s que traicionaron su confianza o se alejaron. Viva sus duelos de la manera correcta, porque huir de las cosas no es cerrar un ciclo. Así que, si tiene que llorar la muerte de alguien, hágalo, porque la ausencia duele, llore todo lo que tenga que llorar, pero si después de dos años sigue chillando a moco tendido, preocúpese, porque eso ya se le volvió enfermedad.

Haga las paces con usted y con quienes cree que cometió errores, restaure las relaciones que creía dañadas y si no lo logra, déjelas ir. Pague deudas, sino tiene la plata, refináncielas. Pero dé la cara. Puede que los demás ya hayan logrado cerrar ese ciclo, pero si es necesario volver a hablar para que usted haga borrón y cuenta nueva, ¡hágalo! Eso sana.

En estos días, descubrí que, el ciclo que yo tenía que cerrar, era con una agencia que adoré  – aún lo hago – con el alma. Es una empresa pequeña pero el mundo no le queda grande, mis dos ex-jefes, son lo máximo y pueden ver a sus empleados como seres humanos y no como “otro número más”. Y ni hablar de esos lazos de amistad que hicimos, para mí, ir a trabajar era como cumplir mis sueños todos los días. Siempre llegué y me fui feliz. Lo que viví y aprendí, es invaluable, pero es un ciclo que, por más lindo que fue, pues… Ya fue.

Y es que soltar lo que nos parece cómodo y lo que amamos, es difícil. Seguramente eso de los que usted odia hablar, es precisamente lo que debe arreglar en su vida.

Los cambios son jodidos, pero hay que aprender a hacerlos. Para cerrar los ciclos, no importa qué tipo de ciclo sea, siga estos pasos básicos: Recuerde: con agrado, perdone: a usted mismo y a los demás, ríndase: hay preguntas cuya respuesta aún no obtendrá, acepte: lo hecho, hecho está;  y finalmente, despréndase de la ira, del odio, de las negociaciones que no van a ningún lado, de la ausencia, de la depresión.

Aprenda, por favor, que si usted no suelta lo que tiene en las manos, no le va a llegar nada nuevo, nada mejor, no va a avanzar en la vida,  se va a sentir estancado porque se acostumbró a una escena de su vida y la repite y la repite y la repite…

Recuerde que no es pecado tropezar, lo malo es enamorarse de la piedra, así que diga adiós, sonría y continúe.

About Isabel Zuluaga Mesa

"Respira colores, formas y palabras mientras frecuenta cafés donde raya servilletas en medio de rumores de vidas. Apasionada por historias del cotidiano, fanática de Blink 182, noventera de corazón y viajera obstinada hacia el universo de sus sueños. También conocida como Zumbambico."
Author: Isabel Zuluaga Mesa
Tags
Leer entrada anterior
15 cosas que ponen a tu chico realmente horny
15 cosas que ponen a tu chico realmente horny

15 cosas que ponen a tu chico realmente horny. Aprende a calentarlo de la cabeza a los pies Por: Isabel...

Cerrar