¿ A qué le llamamos violencia sexual?

¿A qué le llamamos violencia sexual? El relato de una mujer que escribe para mujeres

Por: Angie Robles

Desde mi corazón y lo que representamos en Simpecado para las mujeres, hoy nos unimos a la lucha contra la violencia sexual, porque #NoEsHoraDeCallar, ni de tener miedo, esta es la palabra clave y de la que tenemos que huir. Porque somos más que eso, #NoEsHoraDeCallar

Si usted juiciosamente empieza a investigar por internet lo que significa violencia de género seguramente se va a encontrar con definiciones cortas y genéricas que no abarcan el trasfondo de este término, como este sacado de wikipedia “El término de violencia sexual hace referencia la acto de coacción hacia una persona con el objeto de que lleve a cabo una determinada conducta sexual, los comentarios o insinuaciones sexuales no deseadas también son un ejemplo de ello” y no es que esté mal la descripción, solo es que el imaginario social se acomoda a reconocerlo de esta forma,veraz pero corta, porque ustedes o yo ciudadanas del común no vamos a buscar el significado en una maestría o doctorado de la Universidad de Harvard. Básicamente esto es lo que hay.

En Filadelfia, Estados Unidos, una compañía llamada Roar for good dedicada a prevenir asaltos físicos, creó un dispositivo “anti-violaciones” que lleva por nombre “Athena” y el objetivo de este es permitir que las mujeres vayan más seguras por la calle, hagan deporte tranquilas o se sientan confiadas de subirse en un bus. Pero, ¿será esta la solución adecuada para combatir la violación o la violencia sexual en general?

Yo, personalmente una mujer que ahora que lo piensa ha sido acosada o violentada sexualmente de forma poco notoria, porque como los daños son mínimos igual que muchas de ustedes lo ha dejado pasar, creo absolutamente que NO.

Y es que la violencia sexual no se refiere sólo al hecho de ser víctima de un acceso carnal violento o en el mejor de los casos una insinuación de su jefe (me pasó y es asqueroso). Entonces les voy a contar en qué situaciones me he sentido violentada ¡advertencia! puede que no le parezca tan grave porque estoy viva después de eso, pero sí es violencia. Es violencia sexual que camine sola por una calle y un  man en una bici le coja la nalga, es violencia sexual que su compañero de trabajo aunque no diga nada se quede mirando fijamente sus tetas porque le parecieron bonitas, es violencia sexual que su papá, tío o abuelo le exija darle nietos, sobrinos o bisnietos, es violencia sexual que su novio le diga que no se puede poner una falda corta porque se la van a robar en la calle y porque él merece respeto. Entonces si rememoramos el segundo párrafo de este artículo definitivamente la respuesta es NO, unos calzones hechos como un cinturón de castidad que nos devuelven a la edad media no van a acabar con este flagelo. Lo que está comprobado es que lo que nos tiene jodidas es esta cultura machista, el patriarcado, el tradicionalismo, cambiar las leyes por la biblia y la nula justicia de nuestro país y del mundo.

Desde mi corazón y lo que representamos en Simpecado para las mujeres, hoy nos unimos a la lucha contra la violencia sexual, porque #NoEsHoraDeCallar, ni de tener miedo, esta es la palabra clave y de la que tenemos que huir. Porque somos más que eso, #NoEsHoraDeCallar

 

About Revista Simpecado

Nos hacemos llamar revista pero la verdad somos un portal de contenido que se levanta por las mañanas tomando café y pensando cómo los vamos a entretener. Almorzamos los viernes todos juntos como hermanos y hablamos de todo menos de trabajo, porque qué aburrido seria. Nuestro equipo es tan distinto que cuesta imaginarse cómo nos entendemos, pero la Divina Providencia nos hizo el milagrito y más que compañeros somos amigos. Nos tomamos fotos en equipo porque nos queremos mucho.
Tags
Leer entrada anterior
5 perfiles en Instagram que debes seguir si quieres llevar una vida sana
5 perfiles en Instagram que debes seguir si quieres llevar una vida sana

5 perfiles en Instagram que debes seguir si quieres llevar una vida sana. ¡Inspírate a diario! Por: Isabel Zuluaga 5...

Cerrar