Semana 37 de embarazo: ¡todo listo!

Aunque todavía faltan aspectos de tu bebé para finalizar su proceso de madurez, como los pulmones y el cerebro, en caso de llegar a nacer esta semana, no se considera como parto prematuro, y estos aspectos serán controlados una vez hayas dado a luz. Cada semana que pasa, disminuyen más las posibilidades de riesgos de salud al nacer.  

Por: Diana García

Si este es tu primer bebé, en la semana 37 de embarazo, el bebé ya se está encajado para nacer, lo cual significa que ha acomodado su cabecita en tu pelvis; también es posible que esto suceda en las semanas 38 o 39. Cuando tu bebé está encajado, sentirás mucha presión en tu vejiga y poca presión en los pulmones y en el estómago; además sentirás un peso mayor en la parte baja del abdomen; también es común la sensación de desequilibrio, es probable que sientas que tu cuerpo se va hacia adelante. Si tu bebé no ha encajado, es recomendable caminar por lo menos una hora diaria, para facilitarle realizar este proceso.

Semana 37 de embarazo: ¡todo listo!

En este último mes de embarazo, debes estar viendo a tu médico cada semana, o con una frecuencia mucho más alta de la que estabas acostumbrada, esto es porque hay mayor riesgo de desarrollar preeclampsia y claro está, por la inminente cercanía del parto.

Por estos días, ya debes haber notado la dificultad para dormir y el cansancio durante el día se hace mayor, por la falta de sueño, el peso de la barriga, el temor al aproximación del parto, y el hecho de que tu cuerpo está trabajando muy duro para finalizar el desarrollo de tu bebito. Las contracciones de Braxton Hicks se podrían intensificar,  puesto que tu cuerpo se está preparando mucho más para el momento del alumbramiento. Recuerda que estas contracciones no son dolorosas ni periódicas.

Semana 37 de embarazo: ¡todo listo!

CONSEJO DE LA SEMANA: Si tu bebé está de nalgas o de pies, es posible que el médico decida realizar contigo una técnica llamada versión cefálica externa (VCE), la cual consiste en acomodar al bebé de manera manual desde la parte externa de la barriga, haciendo una maniobra o masajes para que el bebé se ponga de cabeza. Sin embargo, esta técnica está contraindicada en algunas situaciones, como por ejemplo placenta previa, embarazos múltiples y otros, por lo cual no debes intentar por tu cuenta ningún tipo de movimiento del feto y siempre debes escuchar y atender la manera en que tu médico decida manejar tu caso.

¿Tienes dudas? Déjanos tus comentarios y nuestros expertos te ayudarán a despejarlas.

About Diana García

Paisa con pedazos de cuatro ciudades en el corazón. Animalista apasionada por la música, las letras y los números. Llevo la Gerencia de Proyectos en mi ADN y a eso me dedico, tengo el título de Ingeniera Electrónica porque no sabía que más estudiar, solo por eso. Me fascina la academia, la ópera, las series de muertos vivientes y el arequipe. No me gusta el frío, ni el helado de chocolate. Toco piano, guitarra y canto. Soy felizmente casada, tengo una hijita adoptada de raza canina y un hijito humano creciendo en mi barriga.
Author: Diana García
Tags
Leer entrada anterior
Cuando simplemente a él no le gustas tanto
Cuando simplemente a él no le gustas tanto

Llegó la hora de desentrañar las señales que ellos nos botan para que sutilmente nos vayamos de su vida porque,...

Cerrar