El amor en la adolescencia

La etapa adolescente sin duda una de las más intensas en la vida de las personas, tanto los hombres como las mujeres experimentan cambios hormonales de forma radical, que dominan en gran parte sus acciones y su forma de pensar, los niños y niñas entran en la madurez sexual y la mayoría de sus preocupaciones se derivan hacia el sexo opuesto.

Por: Catalina López

Antes de la era digital existía cierto secretismo alrededor de la pubertad, el desarrollo y el sexo, además los padres solían ser bastante más estrictos con la libertad de sus hijos y por ende el romance resultaba mucho más inocente de lo que es ahora.

El amor adolescente a pesar de ser de los más bellos e intensos, también pueden desencadenar un comportamiento excesivamente precoz, que se deben controlar para evitar las consecuencias negativas.

El amor en la adolescencia

 

Lo positivo y negativo del amor adolescente

Algunas personas indican que solo te puedes enamorar una vez y que todas las parejas que tengas después serán solo para tratar de emular lo que sentiste con ese primer amor. Aunque no hay manera de corroborarlo, es cierto que todos recordamos con añoranza ese primer beso en nuestra adolescencia.

El romance en esta etapa está a flor de piel, antes era frecuente escribir cartas y regalar flores, ahora son comunes los mensajes en Facebook y los emoticones, en este punto sería de gran ayuda valerse de esta motivación para mejorar la ortografía y la manera de expresar los sentimientos, es muy educativo para las relaciones sociales y deberíamos estimular estas expresiones de manera directa, pues el romance a través de una pantalla no se vive de la misma forma.

El romance adolescente también es positivo pues se enaltece el valor de la persona amada, sin distinguir sexo o tendencia, no se distinguen machismos o feminismos radicales, sino la simple pasión y el aprecio por la otra persona.

Lamentablemente la sociedad y la crueldad de los adultos que han tenido malas experiencias, pueden arruinar lo positivo del amor en esta etapa.

Quienes han sufrido decepciones amorosas, suelen aconsejar a los más jóvenes que no crean en el amor, que no hace falta respetar al otro pues probablemente esa otra persona ya te está siendo infiel, con esa premisa aumenta la promiscuidad en edades cada vez más tempranas y la cultura del sexo se hace más importante que cultivar el amor y el respeto.

El amor en la adolescencia

 

El internet y las redes sociales han aumentado la curiosidad mórbida por el sexo, mientras que la verdadera educación sexual se deja de lado, por ende cada vez hay más embarazos precoces y expansión de las enfermedades venéreas. Los jóvenes deben entender que el sexo puede llevarse a cabo de forma saludable y segura, que sea placentera para ambas partes pero que no arriesgue la integridad de ninguno.

Gracias al bombardeo publicitario de símbolos sexuales, los adolescentes creen que el amor solo se encuentra exhibiendo su sexualidad, muchos jóvenes han perdido el respeto por sí mismos, y sin pudor muestran al mundo sus cuerpos desnudos o semidesnudos con motivos enteramente sexuales, lo cual los convierte en presas fáciles para depredadores sexuales en línea y estafadores, además también manchan su propia reputación, impidiendoles tener un mejor futuro.

Tenemos que saber que el cerebro de una persona, concretamente la corteza frontal no se desarrolla completamente hasta los 25 años, y esa es la zona responsable de la toma de decisiones, los adolescentes, en pocas palabras, no saben cómo tomar buenas decisiones, sus instintos juegan un papel más importante por lo tanto sus hormonas guían el camino, así que como responsables de esos niños debemos supervisar y controlar sus acciones, incluyendo su actividad digital.

 

 

 

About Revista Simpecado

Nos hacemos llamar revista pero la verdad somos un portal de contenido que se levanta por las mañanas tomando café y pensando cómo los vamos a entretener. Almorzamos los viernes todos juntos como hermanos y hablamos de todo menos de trabajo, porque qué aburrido seria. Nuestro equipo es tan distinto que cuesta imaginarse cómo nos entendemos, pero la Divina Providencia nos hizo el milagrito y más que compañeros somos amigos. Nos tomamos fotos en equipo porque nos queremos mucho.
Tags
Leer entrada anterior
Cuando hay ganas, el lugar es lo de menos
Cuando hay ganas, el lugar es lo de menos

Se toman la mano, se dan un beso largo y apasionado, se miran, y ambos detectan el mismo sentimiento en...

Cerrar